Cómo hacerse un autoexamen de mamas

El autoexamen es una de las formas más efectivas para diagnosticar de manera temprana cualquier tipo de anomalía en esta zona del cuerpo y consecuencia esta detección podría resultar como la misma salvación para miles de mujeres en el mundo. Hoy te enseñaremos cómo hacerse un autoexamen de mamas.

 

Pasos para un autoexamen de mamas

Párate frente al espejo con los hombros rectos y los brazos en las caderas. Luego mira tus senos y revisa que ellos tengan tamaño, forma y color normales, que las mamas estén bien formadas y que no presentan inflamaciones. No debes tener arrugas, bultos en la piel, enrojecimiento, dolor o sarpullido.

El siguiente paso es realizar la misma revisión pero cambiando de posición, ahora levanta los brazos frente al espejo y fíjate si ves alguna irregularidad de la que mencionamos anteriormente. Cuando estés frente al espejo fíjate que de tus pezones no salga ningún tipo de líquido transparente, lechoso, amarillento o sangre. Estos podrían ser síntomas del cáncer de mama.

Ahora acuéstate y pálpate las manos con las manos invertidas, es decir, el seno derecho con la mano izquierda y viceversa, con las yemas de los dedos revisa tus senos y recorre desde la piel de la axila buscando alguna irregularidad.

El último paso es que te palpes las mamas estado de pie o sentada. Muchas mujeres aseguran que un buen momento para realizar el autoexamen es cuando la piel está mojada y resbaladiza. Lo ideal es hacerlo luego de la tomar una ducha.

La Organización Mundial de la Salud afirma que se ha observado como a los largo de los años esta práctica empodera a las mujeres y las responsabiliza de su propia salud, se trata del primer paso que puede llevar a una mujer a consultar a su especialista para que éste a su vez determine la conveniencia de practicar exámenes como el de la mamografía que es capaz de descartar o diagnosticar el cáncer de mama.

La detección a tiempo puede salvar a tu vida

Búsqueda

 

Deja aquí tu comentario