Con un menú desequilibrado acabarán faltando minerales, vitaminas, ácidos grasos y otros mucho elementos que hacen que estemos sanas y bien lejos del médico. Pero es que además, ingiriendo determinados alimentos, la piel puede volverse opaca o brillar. De ahí la importancia de consumir los ingredientes

adecuados.

 

 

Antioxidante verde

 

Si eres de las que empiezan cada mañana con un café para poder salir de casa, te recomendamos que pruebes la última tendencia: el café verde. La diferencia entre éste y el café negro es que el último es menos amargo pero contiene más cafeína, lo que resulta perfecto si necesitas espabilarte rápidamente pero no tanto si sufres insomnio o eres nerviosa.

 

Además es sabido que al tostarse, logra su mejor sabor pero también pierde parte de sus antioxidantes. En cambio el café verde, mantiene intacto todo este poder, algo que resulta muy beneficioso tanto para nuestro interior como nuestro exterior.

 

Frutos secos

 

Por su parte, puede que alguna vez hayas pensado en que las almendras están llenas de calorías muy peligrosas, pero no es cierto del todo. Solamente si te comes cada día una bolsa grande de almendras saladas, podrás decir esto.

 

Y es que las almendras no tienen calorías vacías como la mayor parte de los snacks que son poco saludables. Por ejemplo, una taza de almendras tiene solamente 200 calorías, pero cuenta con un enorme poder saciante gracias a su fibra. Esto no quiere decir que las almendras hagan adelgazar, pero sí que pueden ayudar cuando se tienen un poco de ansiedad por comer.

 

Además comer almendra ayuda también a mantener el equilibrio entre la producción y la hidratación de la grasa, es decir, que ingiriendo almendras se consigue tener menos puntos negros, espinillas y piel grasa.

 

Y es que aunque este fruto seco mediterráneo tiene calorías, puede considerarse que sus grasas son monoinsaturadas amigables, es decir, grasas buenas, al igual que las que contiene el aceite de oliva.

 

Pero eso no es todo, son también una fuente natural de vitamina E, un magnífico antioxidante que ayuda a luchar contra los radicales libres así como a proteger las fibras de colágeno y elastina que conectan las células de la piel, lo que quiere decir que cuanto más elastina y colágeno tengas, más sana y mejor apariencia tendrá tu piel.

 

Por último, las almendras también se encuentran enriquecidas con biotina o vitamina H, como también se conoce a este tipo de vitamina B. Dicha vitamina ayuda a mejorar el aspecto de las uñas y del cabello. Por lo que si quieres mejorar tus uñas quebradizas, tus arrugas o las puntas abiertas de tu pelo, come cada día un puñado de almendras, o bien usa una crema que contenga aceite de almendras, o mucho mejor, ambas cosas.

 

Unión de ambos ingredientes

 

Si optas por la utilización de un cosmético que mezcle ambos ingredientes con fórmulas enriquecidas de café verde y almendras, conseguirás el camino directo para gozar de una buena cara y tener una sensación de hidratación todo el día.

 

Estas fórmulas resultan vitales especialmente durante el invierno, cuando los fuertes vientos y las bajas temperaturas contribuyen a que la piel se seque con mayor rapidez. Y es que a pesar de lo que pueda parecer, la piel pierde mucha más agua durante el invierno que durante el verano.

 

Todo esto explica porque después de haber pasado un día con mucho frío, nuestra piel esta mucho más áspera y se tiene sensación de malestar. Además durante los meses de más frío existe otra peligrosa agresión: los elevados niveles de contaminación por el tráfico y las calefacciones que llenan de radicales libres el aire.

 

En estos casos existen cremas formuladas para mejorar la capacidad de retener la humedad, lo que hará que la piel se sienta y se vea mucho más tersa, suave y flexible.

 

 

fuente: emujer.com

Búsqueda

 

Deja aquí tu comentario