Termocoagulación vascular

Una nueva tecnología para el tratamiento de las "arañas vasculares", telangiectasias, cuperosis, rosácea y puntos rubí

 

La enfermedad venosa y las várices.

 

La Enfermedad Venosa es definida como una enfermedad que afecta al sistema venoso de curso evolutivo con gran tendencia a la cronicidad. Cuando las paredes de las venas se vuelven frágiles o se dañan, o si las válvulas venosas se tornan incompetentes, esto lleva al favorecimiento de un flujo de sangre retrógrado que va generando un fenómeno que se denomina enfermedad venosa y que incluye a las várices, a la trombosis venosa profunda y a la insuficiencia venosa crónica. 

 

Las várices constituyen entonces un epifenómeno de la enfermedad venosa y se denomina así a la dilatación, elongamiento y tortuosidad de una vena acompañada de insuficiencia valvular. 

Esto finalmente se constituye en la más común de las enfermedades vasculares periféricas, siendo su prevalencia de entre el 15 y el 30% de la población depende de la región del mundo. 

A los 60 años aproximadamente el 70% de las mujeres y el 40% de los hombres sufrirán algún grado de insuficiencia venosa.

Es un problema que no resulta sencillo de combatir y los resultados muchas veces no satisfacen las expectativas de los pacientes.

 

Tratamientos

 

El tratamiento de las telangiectasias y las várices representa un importante lugar en la flebología y en la estética. El tratamiento de las pequeñas varículas o spiders plantea principalmente un problema cosmético.

 

Posibilidades de tratamiento:

 

Camuflaje cosmético.

Tratamiento farmacológico (extractos de plantas, venofármacos)

Compresión elástica.

Tratamientos esclerosantes.

Termocoagulación

Láser

Cirugía

La termocoagulación se utiliza no solo para tratar las telangiectasias, sino también para tratar rosácea, cuperosis y puntos rubí.

 

El tratamiento genera un pulso que produce la coagulación térmica de las venas, lo que resulta en la desaparición inmediata de las mismas sin riesgo de efectos adversos o cicatrización de la epidermis. Utiliza agujas muy pequeñas, esterilizadas y desechables, revestidas de un material aislante, que en ningún caso afectará a los tejidos próximos, teniendo un radio de acción preciso y sin efectos secundarios.

 

Duración

 

La mayoría de los procedimientos toman entre 10 y 15 minutos para llevarlos a cabo, y no se requiere ningún cuidado especial luego del tratamiento. En la mayoría de los casos las lesiones son eliminadas en una sola sesión aunque para la correcta evaluación de los resultados se deben esperar unos 2 meses. Puede ser necesario algún retoque.

 

 

Beneficios

 

Resultados duraderos e inmediatos.

Sesiones rápidas (menos de 30 minutos habitualmente),

sin preparación previa necesaria.

Se puede utilizar en todo el cuerpo, inclusive en las áreas más sensibles como los tobillos, las rodillas y la cara.

No se necesitan vendajes, ni inactividad posterior ni tiempo de recuperación.

Tratamiento altamente tolerable, con moderado disconfort, no se precisa anestesia.

Para todos los tipos de piel.

Sin efectos secundarios.

Puede aplicarse en cualquier época del año

No hay riesgos de hiper o hipopigmentación.

No hay cicatrices.

No hay hematomas.

No hay reacciones alérgicas.

No hay quemaduras.

No hay necrosis.

No hay inflamación.

 

Resultados

 

En muchos casos se puede ver la desaparición inmediata de las lesiones al momento de la aplicación del tratamiento, principalmente cuando son en la cara. Los vasitos tratados luego de la sesión aparecen muchas veces resaltados, como cordones rojos, que indica que se han tratado eficazmente. Se puede sentir alguna leve molestia en la zona tratada que desaparece luego de media hora. Con el correr de los días en los vasitos tratados es común que aparezca un puntillado oscuro que recorre el vaso, estos son pequeños coágulos que se han producido dentro del vaso y que serán reabsorbidos por el organismo en cuestión de semanas. Se deben esperar 2 meses para evaluar el resultado final y puede ser necesario algún retoque.

 

Preguntas Frecuentes

 

> Para quiénes está indicado el tratamiento de termocoagulación?

Para todas aquellas personas adultas que presentan “arañas vasculares”, telangiectasias, también aquellas con rosácea, cuperosis y puntos rubí.

> Qué zonas del cuerpo se pueden tratar con este procedimiento?

Con este tratamiento se puede tratar cualquier área del cuerpo donde se presenten las “arañas vasculares”, inclusive áreas sensibles como el tobillo, la rodilla y la cara, y aquellas otras áreas donde otros procedimientos como el láser o la esclerosis no resultan posibles o adecuados.

> Cómo se realiza el procedimiento de termocoagulación?

Se realiza en la consulta, el procedimiento reviste un moderado disconfort y lo habitual es que sea altamente tolerado. No hay incisiones ni cortes en la piel, ni sangrado. Se disparan pequeños disparos con una aguja finísima estéril y descartable y el pulso provoca la coagulación del pequeño vaso sanguíneo. Se puede ver de manera inmediata cómo la mayoría de los pequeños vasitos desaparecen. En algunas personas muy sensibles o en ciertas áreas del cuerpo muy sensibles se puede utilizar algún anestésico en forma de crema, pero normalmente no es necesario.

 

> Cuál es la duración del tratamiento?

La mayoría de los procedimientos toman entre 10 y 15 minutos para llevarlos a cabo, y no se requiere ningún cuidado especial luego del tratamiento.

La mayoría de las lesiones desaparecen luego de una sesión. 

 

 

Para turnos u otras consultas comunicate al (0223) 494-8978 en el horario de 08:00 a 18:00.

Deja aquí tu comentario